Dolor lumbar (lumbago) y ciática

¿Qué es?

El lumbago o dolor lumbar (también conocido como dolor “de riñones” o “de cintura”, o “pinzamiento”) es la aparición de dolor en la zona baja de la espalda. Puede ser desde muy leve a muy severo dejando al paciente bloqueado sin moverse. Puede asociarse a dolor por la pierna (ciática)

¿A quién puede afectar?

Es muy frecuente. El 80 % de la población tendrá lumbago a lo largo de su vida. Puede ser un único episodio, repetirse periódicamente con esfuerzos o deporte o incluso ser continúo y no quitarse.

Las causas son diversas y en la mayor parte de los pacientes no encontramos nada malo (dolor lumbar idiopático) En otros pacientes el dolor puede originarse en la musculatura, los ligamentos, los discos intervertebrales (discopatía, hernia discal), las articulaciones facetarias posteriores o las sacroiliacas.

Tratamiento

La fase aguda inicial de dolor intenso y bloqueo se trata con reposo, calor, antinflamatorios (orales o inyectados)  y relajantes musculares. La mayoría de los pacientes van a mejorar en menos de una semana. La fisioterapia puede ayudar en esta fase.

Posteriormente, para evitar  que vuelva a aparecer el dolor, es conveniente evitar malas posturas, perder peso si existe sobrepeso y fortalecer mediante ejercicios la musculatura de la cintura (ejercicios CORE) Actividades deportivas como el pilates,  natación, gimnasia de mantenimiento, Red cord o el yoga permiten entrenar esta musculatura junto a ejercicios que se pueden realizar fácilmente en domicilio.

En casos de dolor persistente es preciso acudir al especialista que valorará hacer un estudio radiológico o de resonancia para buscar la posible fuente del dolor.

Hablamos de síndrome facetario cuando el dolor lumbar está originado en las articulaciones facetarias posteriores de las vértebras. El diagnóstico de certeza se realiza infiltrando estas facetas mediante una punción con un anestésico. Si el dolor desaparece mientras dura el efecto de la anestesia, se confirma que se origina allí. En esos casos es muy útil la rizolisis percutánea por radiofrecuencia, una técnica sencilla y que se realiza con anestesia local donde se aplica radiofrecuencia a la raíz dorsal del nervio que llega a las facetas, haciendo que el impulso doloroso deje de transmitirse. En el 60% de los pacientes en los que el dolor lumbar desaparece con la infiltración obtendrá un buen resultado con la rizolisis.

Solo en casos de dolor persistente e incapacitante de larga duración se realiza cirugía de la columna vertebral. La cirugía consiste en fusionar las vértebras afectas utilizando tornillos, barras o cajas con hueso. Puede hacerse abierta de forma tradicional o con cirugía mínimamente invasiva. Es el último recurso para tratar el dolor lumbar y solo debe realizarse cuando el resto de tratamientos han fracasado.

Date: 03 Ene, 2017

Categories: Columna

Related Projects

We Offer Great Services to our Clients