Blog

El Dr. Barriga participa en un Congreso en Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Participando como ponente y organizador de dos magníficas mesas de cirugía de columna en colaboración con SILACO en el XXV Congreso Internacional de la Sociedad Latinoamericana de Ortopedia y Traumatología (SLAOT) en la Universidad Católica Argentina, Puerto Madero, Buenos Aires

Ejercicios de columna para prevenir el dolor lumbar

En el tratamiento y prevención del dolor lumbar es fundamental mantener un peso adecuado y fortalecer la cintura abdominal, es decir, hacer una faja natural que sujete nuestra columna vertebral formada por unos músculos fuertes y entrenados.
Adjuntamos una serie de ejercicios que, realizados con constancia, ayudarán a mejorar esas molestias lumbares. Pinche sobre el enlace:

Ejercicios columna lumbar Dr Barriga

¿Cuáles son las lesiones más habituales en el pádel y cómo evitarlas?

El pádel se considera un deporte relativamente joven, aunque en la última década, ha sufrido un crecimiento exponencial en España, tanto en el número de practicantes, donde ha aumentado un 300% entre 2005 y 2010, como en número de licencias y clubes federados, donde se ha producido un crecimiento de un 101% desde 1998 hasta 2011. Este gran auge puede explicarse por ser un deporte muy atractivo para cualquier público, debido a diferentes características como son el reducido tamaño de la pista y la existencia de paredes que facilitan devolver la pelota y prolongan el juego, a la vez que la exigencia fisiológica es moderada.

Protocolo de ejercicios para corregir la postura

Artrosis de cadera

La articulación de la cadera es la encargada del movimiento de la pierna sobre la pelvis. De importancia clave en movimientos tan importantes como el caminar. De manera básica consiste en una pieza con forma de esfera, que es la cabeza del fémur, que se mueve y gira dentro de una concavidad que existe en la pelvis llamada acetábulo. El hueso no es una superficie perfectamente lisa, por eso cada uno de los dos elementos disponen de una capa que los tapiza llamada cartílago. Este cartílago es liso y tiene unas cualidades de deslizamiento únicas, de tal manera que el movimiento y deslizamiento de la cabeza del fémur dentro del acetábulo se produce prácticamente sin roce. Para facilitar las cosas, además, ambas superficies están bañadas con el líquido articular, que es una especie de “aceite lubricante” producido por el propio cuerpo para facilitar el  movimiento.

Rizolisis por radiofrecuencia en el tratamiento del dolor lumbar de origen facetario

La rizolisis por radiofrecuencia es una técnica percutánea, mínimamente invasiva y que se realiza de forma ambulatoria con anestesia local.

Sirve para tratar el dolor lumbar crónico originado en las articulaciones vertebrales posteriores (facetas) que no ha mejorado con otros tratamientos (fisioterapia, ejercicios…)

El dolor lumbar es una causa frecuente de discapacidad y consultas médicas. Su origen muchas veces no puede establecerse y entonces hablamos de dolor lumbar idiopático, pero en otra ocasiones podemos diagnosticar su causa (lesiones de los discos intervertebrales,
inestabilidad o desplazamiento de una vértebra, etc…)

Esguince de tobillo: ¿escayola o tratamiento funcional?

El esguince de tobillo es una de las lesiones más frecuentes en traumatología. A casi todos se nos ha torcido alguna vez el tobillo al pisar mal o haciendo deporte, la mayor parte de las veces sin mayor repercusión que dolor puntual que ha mejorado solo.

Los esguinces de tobillo se producen por un estiramiento brusco de los ligamentos. En el 90% de los casos afecta a los ligamentos externos del tobillo, principalmente al ligamento peroneo-astragalino anterior. Se clasifican según su gravedad en distintos grados. En el grado I hay una pequeña distensión o sobrestiramiento del ligamento, con poca repercusión clínica y dolor limitado. En el grado II se produce una microrruptura ligamentosa sin solución de continuidad y sin inestabilidad. El grado III es el más grave y en él se produce una ruptura del ligamento con aparición de inestabilidad en el tobillo. En este caso, el tobillo se hincha mucho, aparece un hematoma por el sangrado secundario a la ruptura y el dolor es importante, impidiendo cargar la extremidad.

Hombro doloroso

Las lesiones tendinosas del manguito de los rotadores principal causa de dolor en el hombro.

El hombro es una articulación compleja, que goza de gran movilidad, pero también es la articulación más inestable del organismo, siendo relativamente frecuente la aparición de luxaciones (hombro que se sale) de la misma, sobre todo en traumatismos deportivos.
Existe una gran incidencia de dolor en el hombro tanto en relación al deporte, como al trabajo y en muchas ocasiones sin causa desencadenante aparente.

Detrás de este dolor no suele existir ningún problema de gravedad aunque en ocasiones es muy intenso y tiene predominio nocturno, lo que impide al paciente dormir y descansar adecuadamente. En otras ocasiones aparece con determinados movimientos como levantar el brazo por encima de la cabeza para peinarse o llevarlo hacia la espalda para desbrochar el sujetador o ponerse la chaqueta.

En la mayoría de las ocasiones este dolor está producido por inflamación de los tendones responsables del movimiento del hombro, que reciben el nombre de “manguito rotador”

¿Qué es el manguito rotador?

Se llama manguito rotador o de los rotadores al complejo muscular formado por cuatro músculos que rodean a la articulación del hombro,  sirviendo de estabilizadores dinámicos de la misma. Los músculos que forman el manguito rotador son el subescapular, supraespinoso, infraespinoso y redondo menor. Los músculos del manguito rotador pueden desgarrarse y romperse por traumatismos agudos y crónicos. Los desgarros parciales y las tendinosis suelen responder bien a tratamiento conservador (calmantes, rehabilitación, infiltraciones…), mientras que la ruptura suele requerir tratamiento quirúrgico, que hoy en día se suele realizar mediante artroscopia (cirugía guiada por una cámara de televisión que se introduce en el hombro por una incisión de 5 mm)

Estos músculos, sobre todo el supraespinoso, que es el que con más frecuencia se afecta, están cubiertos por una bursa sinovial que en ocasiones se inflama y puede ser también causa de dolor

Otra estructura que con frecuencia es responsable  del dolor en el hombro es el tendón de la porción larga de bíceps que discurre por dentro de la articulación, sobre la cabeza del húmero, hasta alcanzar su inserción en la escápula.

¿Cómo se desencadena el dolor?

En general suele aceptarse que el dolor aparece al existir un conflicto de espacio para que los tendones del manguito de los rotadores se desplacen libremente en los movimientos que se realizan para elevar el brazo. Estos tendones se encuentran entre la cabeza del húmero y el acromion, dos estructuras que delimitan un estrecho canal denominado desfiladero subacromial, a través del cual discurren. Si este canal se estrecha por la formación de osteofitos (hueso nuevo) estos tendones pueden rozar con el hueso, llevando a su inflamación e incluso su ruptura.

La bursa subacromiodeltoidea, que es el saco de fluido que amortigua el tendón, también puede dañarse.

¿Qué pruebas se utilizan para valorar el hombro?

La exploración meticulosa por un traumatólogo es la prueba que más información aporta, pues nos permite sospechar la causa del dolor y prescribir la prueba de imagen más adecuada así como el tratamiento inicial.

La radiografía simple nos permite descartar la presencia de artrosis, calcificaciones del tendón, tumores… así como valorar el desfiladero subacromial (el espacio de paso de los tendones). No nos permite valorar los tendones.

La ecografía es la prueba de imagen que más información nos aporta para la valoración de la existencia de lesión en los tendones, ya que nos permite realizar una exploración dinámica, es decir mientras el paciente mueve el hombro, y comprobar si existe choque o roce de los tendones con el hueso.

El problema es que, como comenta el Dr Fernando Jiménez Díaz, experto en ecografía músculo-esquelética, depende del médico que realice la exploración y su experiencia.

La resonancia magnética también permite visualizar los tendones, pero no permite su valoración mientras se mueve el brazo. Nos da una foto fija del hombro cuando el dolor aparece habitualmente con el movimiento.

En ocasiones es necesaria la visualización directa del hombro mediante una artroscopia para dar con la causa del dolor.

¿Son buenas las infiltraciones?

Puede ser el tratamiento más rápido y resolutivo en muchas ocasiones. Tienen poca popularidad debido a muchas circunstancias, pero si están bien indicadas y colocadas en el lugar donde está el problema y no más de tres con un intervalo mínimo entre ellas de tres semanas, son muy eficaces sobre todo si el problema viene dado por una inflamación de la bursa (bursitis) Lo más frecuente es infiltrar corticoides, que son potentes antiinflamatorios, junto a anestesia local.

La infiltración guiada por ecografía permite actuar directamente en el sitio donde está el problema. También consigue buenos resultados en la disolución de calcificaciones, incluso las de gran tamaño.

¿Qué otros tratamientos existen?

Los analgésicos y antinflamatorios pueden ayudar en las fases de mayor dolor. Evitar los movimientos que producen dolor y el dormir sobre el hombro afecto mejoran el proceso. La aplicación de frío suele ser también beneficiosa.

La rehabilitación, en forma de potenciación y reeducación de la coordinación muscular, ultrasonidos, electroterapia y laserterapia puede ser muy útil en muchas ocasiones.

Las ondas de choque se han utilizado con éxito, sobre todo en aquellos hombros donde existen calcificaciones.

Hay que tener en cuenta que algunos problemas del hombro relacionados con los deportes (tenis, jabalina…) o el trabajo son causados por una técnica deficiente. Es importante prevenir tales lesiones aprendiendo una técnica apropiada mediante reeducación del gesto laboral o deportivo.

En problemas crónicos de larga evolución y sobre todo cuando hay ruptura del tendón hay que recurrir a la cirugía artroscópica.

La cirugía permite valorar el interior de la articulación con incisiones mínimas mediante la introducción de una cámara de video conectada  a una televisión a través de la cual el traumatólogo opera.

Una vez valorado el hombro, se procederá a reparar las lesiones tendinosas que existan mediante sutura, eliminar la bursa inflamada y aumentar el espacio para el paso de los tendones mediante una acromioplastia (limar el hueso para que no roce).

La cirugía abierta consigue también buenos resultados pero el postoperatorio es más doloroso y la recuperación más lenta.
Su traumatólogo le aconsejará cuál es el mejor tratamiento para el dolor de su hombro.

Fascitis plantar: el “espolón calcáneo”, una causa frecuente de dolor en el talón.

La fascitis plantar supone una dolencia muy incapacitante para la marcha que en ocasiones puede requerir cirugía.

La fascitis plantar, conocida popularmente como espolón calcáneo, es la inflamación de la membrana o aponeurosis que recubre la musculatura de la planta del pie y de su zona insercional en el talón. La  fascia plantar es una banda de tejido, muy parecida a un tendón, que se encuentra en la planta del pie. Comienza en el talón y va a lo largo de la planta hasta la base de los dedos o eminencia metatarsiana. Se comporta como una banda elástica entre el talón y la eminencia metatarsiana para formar el arco longitudinal del pie. Si uno tiene el pie cavo (con mucho puente) la fascia es más corta y está sometida a más tensiones que si uno tiene el pie plano (sin puente) Existe una capa de grasa en el talón que cubre la fascia plantar para ayudarle a absorber la fuerza del golpe generado al caminar.

¿Cuándo aparece la fascitis?

La inflamación de la fascia plantar puede aparecer en deportistas, por tracciones repetidas. o en personas no deportistas debido a una sobrecarga mayor de la habitual (un día de compras) Son más propensas aquellas personas con pie cavo (con mucho arco) El dolor está causado por una degeneración del colágeno que provoca la llamada inflamación crónica.

¿Qué síntomas da?

Aparece un dolor muy intenso y localizado en el talón al apoyarlo, que mejora algo con la marcha y cuando el pie “calienta” pero sin llegar a desaparecer. Al parar, el dolor vuelve a incrementarse. A veces el dolor es tan intenso que impide caminar.
Es muy frecuente que el primer paso de la mañana, al levantarnos de la cama, sea especialmente doloroso, así como cuando llevamos un largo rato sin apoyar. Los pacientes temen ese momento al producir un dolor muy intenso.
El médico reproduce el dolor al tocar el talón en su parte anterior y siguiendo el recorrido de la fascia por la planta del pie, aumentando con la extensión de los dedos del pie.

¿Es el espolón de la radiografía la causa del dolor?

El espolón calcáneo es una calcificación de la inserción de la fascia plantar en el calcáneo que aparece en un 15-25% de la población que nunca ha tenido dolor en el talón. Sin embargo, muchas personas con fascitis plantar no tienen espolón. Por lo tanto el espolón no es la causa y es un simple hallazgo radiológico que aparece en la inserción de otros ligamentos y tendones sobre todo en personas añosas.
Es creencia popular que el dolor se produce al clavarse el espolón en el talón y por eso se recetan taloneras con un agujero para evitar ese apoyo. Por lo comentado anteriormente ese tipo de plantillas no son de utilidad

¿Cuánto dura el dolor?

La duración de los síntomas es impredecible, Hay pacientes que se curan espontáneamente en unos días y otros en los que persiste el dolor durante meses o años a pesar de los distintos tratamientos.
En ocasiones, esta enfermedad es desesperante tanto para el paciente como para el médico y es difícil encontrar un remedio

¿Qué tratamiento realizar?

No existe ningún tratamiento milagroso y deben combinarse distintas terapias al mismo tiempo. El tratamiento inicial consiste en antinflamatorios orales y tópicos, disminución de la actividad y el uso de plantillas blandas de mantenimiento del arco longitudinal del pie o de férulas hinchables específicas. Estas ortesis van dirigidas a relajar la fascia plantar y disminuir las tensiones que soporta. Además es muy importante aprender a realizar ejercicios de estiramiento de la fascia plantar. Puede acompañarse de otros tratamientos rehabilitadores (masaje de fricción, ultrasonido, ondas de choque…)
En caso de no mejorar tras tres o cuatro semanas, están indicadas las infiltraciones de corticoesteroides en la fascia plantar que en ocasiones hacen desaparecer completamente el cuadro.
En muy pocos casos es necesario recurrir a la cirugía, que consiste en seccionar parcialmente la fascia plantar a nivel de su inserción en el calcáneo

¿Qué otras enfermedades producen dolor en el talón?

En niños y adolescentes es frecuente la enfermedad de Sever o apofisitis calcánea. En adultos hay que descartar un atrapamiento del nervio tibial posterior que produzca un síndrome del túnel del tarso y la presencia de fracturas por sobrecarga del calcáneo que pasan desapercibidas en radiografías iniciales.

Dolor lumbar, una causa frecuente de incapacidad

El 80 % de la población sufre dolor lumbar en algún momento de su vida.

El dolor lumbar, también denominado dolor de riñones, de espalda o de la cintura, es una de los motivos más frecuentes de consulta médica y una de las principales causas de baja laboral.

El 80% de la población ha sufrido o sufrirá algún episodio de dolor lumbar durante su vida. La mayoría de estos episodios son de corta duración y suelen curar sin secuelas. Sin embargo, en un pequeño porcentaje de pacientes el dolor continuará o los episodios se repetirán con frecuencia interfiriendo e impidiendo sus actividades habituales. Estas lumbalgias se denominan crónicas o recurrentes.

Causas de dolor lumbar

En la mayoría de los pacientes no se encuentra una causa clara que explique el origen del dolor lumbar. Es lo que se denomina lumbalgia inespecífica.

El dolor se puede originar en el disco intervertebral, cuando se rompe o degenera, o en las articulaciones facetarias posteriores.
Pruebas diagnósticas

En los pacientes con lumbalgias esporádicas y de corta duración (menor de 2 meses) no aporta nada solicitar pruebas diagnósticas complementarias como la radiología simple o la resonancia magnética. Estas pruebas pueden incluso ser contraproducentes para el paciente, al aparecer imágenes supuestamente “malas” que en la mayoría de los casos son hallazgos casuales sin relación con el dolor y que aparecen también en personas asintomáticas que nunca han tenido dolor lumbar.

La resonancia magnética sólo debería solicitarse en pacientes con dolor lumbar o ciática de larga evolución o en los que aparezcan signos de posible gravedad como fiebre, dolor nocturno o sintomatología neurológica. En aquellos casos con sospecha de infección o neoplasia también es la prueba de elección.

Prevención y tratamiento

Dentro de las medidas para prevenir la aparición de dolor lumbar o disminuir el número de episodios, la principal es mantener una buena forma física potenciando la musculatura abdominal y dorsolumbar , que es la encargada de estabilizar la columna. La práctica habitual de ejercicio y la pérdida de peso son muy recomendables.

En el trabajo hay que adoptar posturas que no sobrecarguen la columna sobre todo a la hora de levantar pesos o movilizar cargas.

Hay que recordar la importancia de doblar las rodillas en el momento de levantar cualquier peso.

El tratamiento inicial debe consistir en analgésicos y antinflamatorios para combatir el dolor. No se debe hacer reposo absoluto sino ir paulatinamente realizando las actividades que el dolor permita. La mayoría de los cuadros van a remitir sin secuelas en una o dos semanas.

En aquellos pacientes con dolor de larga evolución puede ser beneficioso la rehabilitación o el uso de infiltraciones facetarias. La rizolisis es una técnica percutánea que se realiza bajo anestesia local y que permite el control del dolor en un número elevado de pacientes.

En aquellos pacientes en que todos estos procedimientos no han sido exitosos y el dolor lumbar persiste durante más de dos años siendo incapacitante, se plantea la cirugía.

La cirugía actúa sobre los segmentos vertebrales afectados fusionándolos para así combatir el dolor

Combatir las faltas creencias

En los últimos años se ha demostrado en diversos estudios que uno de los tratamientos con mayor eficacia para los pacientes con dolor lumbar es la terapia cognitivo conductual.

El paciente con dolor lumbar lo sufre en un contexto social o familiar determinado donde recibe “información” generalmente negativa sobre su padecimiento, muchas veces incluso por parte de los profesionales sanitarios. Frases como “tiene usted una columna de 80 años” o no debe hacer deporte o esfuerzos son escuchadas con frecuencia en las consultas médicas. El paciente tiene sensación de tener un problema serio, que le va a incapacitar para toda la vida y que incluso le puede llevar a una silla de ruedas. Se ha demostrado que los pacientes que tienen estas falsas creencias sobre su dolor lumbar tienen peor pronóstico de recuperación.

Hay que comunicar al paciente la verdad y combatir las falsas creencias. Esto es, que el dolor lumbar en general es autolimitado, que una vez que pase el cuadro agudo se puede reincorporar al trabajo, realizar esfuerzos y llevar una vida normal donde la actividad física debe estar presente y que no se trata de ningún problema grave.

1